El Feng Shui

Feng Shui es una forma de geomancia desarrollada en el territorio que hoy conocemos como China. Originalmente el Feng Shui formaba parte de un cuerpo de conocimientos que aunaba filosofía y ciencia natural y que estudiaba e interpretaba los cambios que ocurren en la naturaleza, el clima, y los astros. Los fundamentos del feng shui reconocen diversos orígenes. Por un lado, se basa en la simbología del I Ching o libro de los cambios. Por otro lado, incorpora la Teoría de los Cinco Movimientos (Wu Hsing) y más adelante también elementos tomados de la astrología china.

En la China imperial el feng shui era verdaderamente un asunto de estado y sólo las construcciones imperiales y de algunos nobles tenían acceso a esta aplicación, por eso se la llamaba "Aplicaciones de emperadores y reyes". Incluso se aplicaba a la ubicación y orientación de las tumbas (Yin Zhai o vivienda de los muertos) ya que se creía que el feng shui de las mismas influía sobre la fortuna de la descendencia del difunto.

Tao

A partir de la instauración de la república, el feng shui (junto con otras prácticas tradicionales de la cultura china) fue prácticamente prohibido, es por esta razón que los centros actuales de difusión del feng shui no se encuentran en China, si no en Hong Kong, Taiwán y Malasia. En la última década el feng shui se ha popularizado enormemente y su práctica y enseñanza se ha extendido por casi todo el mundo.

Feng Shui es el arte chino de la decoración, que balancea las energías de vida o Chi, en el espacio en el cual nos desenvolvemos, como nuestro hogar, nuestro ambiente de trabajo o cualquier otro lugar.

Feng Shui (que se pronuncia "fung shway" en chino) significa “vientos suaves que absorben aguas calmas”, en cierto sentido “viento” se refiere a la influencia invisible que el entorno ejerce sobre cada uno de nosotros, mientras que “agua” alude a su capacidad para sostener la vida.

El Feng Shui es una filosofía que analiza el diálogo que establecemos día a día con el ambiente en el que vivimos, ya que éste es el reflejo de nuestra alma según lo explican los filósofos orientales. La premisa básica de este arte es que, si establecemos una relación armónica y cooperativa con nuestro entorno, aumentamos nuestras posibilidades de tener éxito en la mayoría de las áreas de nuestra vida: salud, relaciones, prosperidad.

Es decir que, si armonizamos nuestro Chi con el Chi del entorno, logramos una armonía con las fuerzas naturales que nos rodean; de esta forma si la energía positiva que circula en el ambiente lo hace en forma libre, las personas que residen en ese ambiente se benefician de esto, y experimentan un sentimiento de bienestar, que se refleja en su salud y prosperidad. También es cierto que la persona al decorar su casa le atribuye relaciones y objetos que tienen un significado en su mundo interior.

Esta disciplina es una mezcla de Arquitectura, Diseño Interior, Matemáticas Chinas y sentido común que con el paso del tiempo ha evolucionado hasta convertirse tanto en una ciencia como en un arte. La parte científica proviene de los cálculos y la metodología que se utiliza para analizar una propiedad. Lo artístico del Feng Shui radica en la sabiduría adquirida tras haber realizado una serie de análisis y conocer el grado exacto en el que las soluciones (derivadas del análisis científico) deben ser prescritas.

Un análisis Feng Shui examina el entorno natural, la construcción, cómo interactúa la gente con el inmueble y observa los factores relacionados con el tiempo. Basándose en estas consideraciones, se pueden hacer recomendaciones sobre cómo mejorar el Chi de cierto lugar.

Los resultados incluyen prosperidad, beneficios en cuanto a la salud, así como bienestar.

La práctica del Feng Shui toma en cuenta las siguientes especialidades: el Feng Shui tradicional, la interpretación moderna del Feng Shui (Occidentalizada o Tropicalizada), la Geomancia y la Astrología. El arte del Feng Shui es una herramienta a tener en cuenta para todos aquellos que quieran alcanzar la armonía, la felicidad y la paz interior. Además de ser un excelente complemento para arquitectos, sanadores holísticos, diseñadores, ingenieros, terapistas florales, decoradores y paisajistas, quienes pueden incorporarlo sin dificultad a su profesión.

La premisa fundamental del Feng Shui se basa en que todo a nuestro alrededor, hasta los detalles más pequeños en muebles y decoraciones, puede favorecer o perjudicar nuestras metas de vida. Los principios del Feng Shui hay que aplicarlos cotidianamente: ya sea un departamento alquilado, una oficina alquilada, una habitación de hotel o cualquier otro tipo de alojamiento temporal, no deja de necesitar cierto equilibrio, aunque sea temporal. Muchas personas esperan a adquirir en propiedad su hogar para aplicar entonces los principios del Feng Shui, ya que consideran una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero hacerlos en viviendas de alquiler en la que no van a vivir más de dos o tres años, esto es como decir que "voy a esperar 3 años para empezar a cuidar de mí mismo".

A la energía se la nombra de diferentes formas. En China se la denomina Chi, en Japón se la conoce como ki y en la India prana. En occidente no existe ningún vocablo específico, aunque algunas expresiones, como atmósfera, ánima, fuerza vital o espíritu tratan de describirla. El Chi es un concepto básico para la astrología oriental y para el Feng Shui.

Colores Zodiaco
Los colores, como energías vibratorias de luz emitida a una determinada frecuencia, son utilizados y tenidos en cuenta en el feng-shui para crear ambientes armónicos, facilitar la sintonía de los espacios con la actividad para los que se ha destinado y provocar sensaciones acordes a las aspiraciones de las personas que interactúan con un determinado entorno. Los colores empleados en la decoración tienen efectos psicológicos y fisiológicos en las personas que pasan mucho tiempo expuestos al color, con el que se haya decorado un espacio. Los colores pueden emplearse para armonizar los cinco elementos, equilibrar la energía yin y yang y para crear estados de ánimo.

El significado literal de yin es la vertiente de la montaña que da a la sombra, y el significado literal de yang es la vertiente que da al sol. Se considera yin todo lo que tenga características o tendencias similares al agua, como por ejemplo, la frialdad, la oscuridad y la tendencia hacia abajo; y yang todo lo que tenga características similares al fuego, como por ejemplo la calidez, la brillantez y la tendencia hacia arriba.

La categoría yang es más dinámica, activa y se manifiesta externamente frente a la categoría yin que es más pasiva, interiorizada e intrínseca, menos evidente. El yin se corresponde con la fuerza centrífuga y el yang con la fuerza centrípeta. El yang es plenitud y el yin la vacuidad en movimiento.

Colores Yin Colores Yang
Rosa Rojo
Negro Blanco
Azul Verde
Beige Amarillo
Marron Púrpura
Tonos De La Madera Naranja